cirugía de parpados

La blefaroplastia es la cirugía que busca rejuvenecer los párpados mediante la remodelación de los tejidos perioculares.

¿Siente que su vista ha ido disminuyendo? ¿Percibe resequedad en los ojos o su mirada ya no expresa lo que es usted? ¿En sus ojos se muestra cansancio y siente que luce envejecida o simplemente quiere refrescar su rostro? Usted puede ser un perfecto candidato para una blefaroplastia.

 

Puede parecer un término un tanto complicado o extraño, sin embargo es un procedimiento estético relativamente sencillo que se realiza a diario con fines médicos y estéticos, se realiza solo o como complemento a otras cirugías faciales, tales como rejuvenecimiento del rostro. Pero ¿por qué se aplica como complemento? La razón de esto es debido a que en los procesos estéticos se busca armonizar el rostro o el perfil de las personas, y en ocasiones es necesario realizar estos ajustes no planificados para que se mantenga esta armonía deseada.

 

La blefaroplastia es un procedimiento quirúrgico en el cual se busca eliminar y corregir definitivamente el exceso de piel, músculo y grasa, tanto en los párpados superiores como en los inferiores; este procedimiento se realiza con la finalidad de solucionar problemas oculares que limitan la visión de los pacientes, porque los párpados superiores se encuentran muy crecidos por situaciones genéticas o por el paso de los años o simplemente debido a que los párpados inferiores se hallan abultados por exceso de grasa o retención permanente de líquidos a consecuencia de uso prolongado de medicamentos, tales como la cortisona, la cual tiende a hinchar la cara.

 

Puede realizarse como una medida complementaria de rejuvenecimiento facial, estiramientos o cirugías reconstructivas que pretenden armonizar el rostro mediante modificaciones estéticas de los ojos que brinden un equilibrio entre la parte física del rostro y la mirada. Además “los ojos son la puerta del alma”, bien acertado comentario para expresar que en los ojos nos mostramos y es nuestra primera carta de presentación.

 

Esta cirugía puede ser recomendada para todas aquellas personas cuyos párpados han crecido y su piel se ha extendido notablemente por cambios de peso drásticos, de manera que los ojos se vieran afectados. Esto debido a que el exceso de piel empieza a limitar el campo de visión; ojo, que no se confunda esto con problemas visuales, ya que estos no se solucionarán con la cirugía. Esta medida se emplea únicamente cuando el exceso de piel disminuye el campo visual y su oftalmólogo será quién le sugiera la cirugía si este es su caso; es decir, si su apariencia no concuerda con su estado físico actual.

 

La blefaroplastia consiste en cortar el exceso de piel de los párpados, sacar la grasa sobrante y así brindar un aspecto más descansado a la mirada y rejuvenecer el rostro. La cirugía de las bolsas de los ojos ubicadas en la parte inferior sirve para sacar la piel sobrante, reacomodar o sacar la grasa y así mejorar los surcos de las ojeras y conseguir una mirada más juvenil y despierta.

Los más grandes beneficios de esta cirugía son notables, como la eliminación de las bolsas de los ojos y el incremento del campo visual.

 

La cirugía dura entre una y dos horas; se inicia realizando el retiro de piel y tensando los músculos de los párpados superiores, luego, y con motivos estéticos, se realiza la cirugía inferior extirpando o recolocando la grasa y en caso de ser necesario también retirando el exceso de piel, todo esto mediante incisiones en la parte interna del párpado o en la parte del pliegue del párpado superior.

La técnica será considerará por el cirujano de acuerdo a las opciones que mejor se adapten al paciente. El procedimiento de la parte baja se realiza en el borde de las pestañas o dentro del ojo.  Las cicatrices se disimulan o desaparecen totalmente por su ubicación y con los cuidados pertinentes llegan a ser imperceptibles.

 

Resultados

Como se mencionó con anterioridad, la blefaroplastia es una cirugía corta, que no requiere hospitalización y sus resultados se notan en poco tiempo. En 2 o 3 días usted podrá retomar sus actividades normales. Los cuidados posteriores a la intervención son relativamente fáciles:

  • Por un mínimo de 2 meses es necesario tener mucho cuidado en cuanto a exposición solar.
  • Hay que llevar lentes oscuros y usar protector solar para así minimizar la exposición de las cicatrices
  • Una buena humectación de la piel también ayuda a que la cicatrización sea la correcta y minimiza el engrosamiento de la apariencia de las cicatrices.

Es muy importante saber que los resultados serán notorios desde el primer día, a pesar de la inflamación o de los moretones que se presenten, la apariencia mejora de inmediato, ya que el exceso de piel se elimina, por lo tanto la persona podrá ver cambios apenas se pueda ver en el espejo.

 

AGENDAR CITA

    Consulta directa
    × ¿Cómo puedo ayudarte?