Hilos tensores

Se trata de una técnica no intrusiva muy segura, indolora y con resultados inmediatos, cuyo principal fin es el tensado cutáneo mediante la inserción de hilos en la dermis con una aguja guía. La principal ventaja reside en que no requiere de un largo reposo tras su aplicación, y además no es necesaria la hospitalización del paciente ni el uso de anestesia general. Normalmente se suele aplicar anestesia local en pomada. No se trata de una nueva práctica surgida en el campo de la medicina estética, de hecho, los hilos se llevan aplicando en este campo desde hace años.

 

La aplicación de estos tensores dérmicos está indicada para el descolgamiento cutáneo de la cara es un nuevo método de reposicionamiento cutáneo a partir de la implantación de múltiples hilos de Polidioxanona que generan fibrina, fibrinógeno y colágeno a lo largo de un año aproximadamente, creando una red vectorial que actúa como soporte de los tejidos donde se aplica. Los hilos tensores aceleran la micro-circulación en la zona tratada provocando la regeneración de las células y un aumento en la síntesis del colágeno de forma prolongada durante 6 – 8 meses, tiempo que tardan los hilos en ser reabsorbidos por el organismo quedando posteriormente la fibrosis creada y el efecto lifting.

 

AGENDAR CITA

    Consulta directa
    × ¿Cómo puedo ayudarte?