Rinoplastia

La rinoplastia es una intervención quirúrgica en la que se resuelven principalmente los problemas estéticos de la nariz, tales como: la giba ósea, el hueso que sobresale del dorso de la nariz a semejanza de una joroba, las desviaciones hacia la derecha o izquierda de la totalidad de la nariz y las malformaciones congénitas como las secuelas del labio y paladar hendido, y otros factores genéticos o adquiridos por traumatismos y enfermedades.

 

Los tratamientos para la reparación plástica de una nariz se mencionan por primera vez en una transcripción de un texto médico del antiguo Egipto, el cual data de entre los años 3000 a 2500 a. C. Hoy en día se le conoce como rinoplastia.

 

Es la intervención quirúrgica de la nariz. Se trata de una de las operaciones más requeridas en la actualidad porque soluciona tanto problemas estéticos como problemas que afectan la respiración (funcionales).

Es capaz de generar cambios muy importantes en el rostro e inclusive modificar completamente el perfil, para dejar de lado inseguridades o molestias ocasionadas por largo tiempo, generando más autoconfianza y alivio en problemas respiratorios.

 

Permite la reducción o aumento de la nariz, la modificación en la forma de la punta o el tabique, además de terminar con cualquier complicación que se pudiera sufrir al respirar por situaciones como el tabique desviado o los cornetes inflamados.

 

¿Para quién está recomendada?

 

Se recomienda para personas con:

  • Obstrucción de vías nasales.
  • Ronquidos.
  • Deformación nasal.
  • Alergias.
  • Dolores de cabeza.

 

Contraindicaciones

  • Menores de 18 años
  • Mayores de 40 años, debido a la lenta la recuperación por los procesos que regeneran los tejidos a esa edad.
  • Pacientes con problemas hemorrágicos.
  • Enfermedades relacionadas con el corazón (hipertensión, insuficiencia, etc.).
  • Diabetes.
  • Enfermedades o insuficiencia renal.
  • Acné.
  • Trastornos psicológicos o de personalidad.
  • Enfermedades relacionadas con algún tipo de virus.
  • Enfermedades autoinmunes.
  • Pacientes oncológicos.
  • Inflamación de los folículos en el área.

Tipos de rinoplastia y cómo funciona

 

Cerrada: Es la que más se utiliza para la cirugía de la nariz en la actualidad y la más requerida, tiene muy buenos resultados y no se requiere hacer ningún tipo de corte. Garantiza que no queden cicatrices. Se realiza por los orificios nasales y es por ahí que se manipulan los huesos y los cartílagos hasta lograr los resultados deseados.

 

Abierta: Si no existe otra forma, se realiza la rinoplastia mediante una pequeña incisión en la punta de la nariz y su base, separándola del hueso, corrigiendo así las imperfecciones y se cierra con una pequeña sutura que puede pasar desapercibida.

 

Rinomodelación: Esta no se realiza mediante una intervención. Puede ser temporal o permanente con la ayuda de inyecciones de ácido hialurónico, sin embargo, se usa el relleno facial de Metacrill (mezcla de acrílico y gel médicamente aprobado). Asegura resultados inmediatos, solo en el aspecto estético

 

Beneficios

  • Cambiar el tamaño de la nariz.
  • Cambiar la forma de la punta o el caballete.
  • Reducir el arco de los orificios nasales.
  • Cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior.
  • Corregir defectos congénitos o lesiones de la nariz.
  • Corregir problemas respiratorios.

 

 

AGENDAR CITA

    Consulta directa
    × ¿Cómo puedo ayudarte?